Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Augusto Ibáñez

FSM

Solo valoramos como expertos a quienes dicen lo que esperamos oír

¿Por qué hay tanta gente que cree en la astrología? ¿Cómo se explica el avance imparable de las seudociencias, conquistando más y más canales televisivos? ¿Por qué los brujos, adivinos y quiromantes gozan de tanta credibilidad?

Nunca he podido entender que haya personas que escuchen antes a un curandero que a un médico. ¿Por qué no creen en los expertos? Pero he leído un resumen de una investigación que da pistas para explicar ese extraño fenómeno.

La clave no está en que la gente no crea a los expertos, sino en que solo consideran verdaderos expertos a los que encajan con sus propias ideas. Es decir, lo que realmente influye en nuestra opinión no es lo que dice un experto, sino nuestras propias creencias.

Pensemos en un médico que se manifiesta abiertamente en contra de las seudociencias  y que atiende a un amplio grupo de pacientes, unos fieles creyentes en el espiritismo y otros convencidos de que es un camelo. Si el médico les dice a todos ellos que las plantas medicinales no sirven para su dolencia, estos últimos creerán que es un verdadero experto, mientras que los primeros pensarán que no sabe gran cosa, y acudirán al herbolario.

Algo así es lo que explica el estudio publicado en el Journal of Risk Research, que resume Scientific American. Los investigadores presentaron a los participantes en la prueba a un supuesto científico que creía en el cambio climático. ¿Cómo fue valorado por los participantes? Las personas que pensaban que la actividad económica daña al medio ambiente lo tomaron por experto, mientras que la mayoría de los que pensaban lo contrario no aceptaron que fuera realmente un experto. Después los investigadores repitieron el experimento con otro grupo de personas, a quienes presentaron el supuesto científico explicando que era muy escéptico sobre el cambio climático. Lo que ocurrió entonces es que quienes pensaban que la actividad humana no daña al medio ambiente aceptaron que era un experto, mientras que quienes creen que la economía sí daña al medio opinaron que no era un experto.

Esto mismo lo repitieron con otros temas, como el de los residuos nucleares, con similar comportamiento. La conclusión es que la gente solo valora como experto real a un científico cuando la postura de éste concuerda razonablemente con la suya.

Por tanto, es algo más fácil entender ahora cómo hay tantas discrepancias ante cuestiones que, aparentemente, se podrían dirimir mediante estudios objetivos. El problema es creer en el valor de dichos estudios, que dependerá de nuestra posición personal previa. Si concuerdan, serán excelentes estudios (pensemos, por ejemplo, el la relación entre ordenador y aprendizaje), y si no concuerda, los descalificaremos como irrelevantes. Al menos saber esto ayudará a acercar posturas irreconciliables.



escrito el 24 de Septiembre de 2010 por en El porqué de las cosas,Enseñanza y aprendizaje de la ciencia

etiquetas: , ,


3 Comentarios en Solo valoramos como expertos a quienes dicen lo que esperamos oír

  1. Jose | 24-09-2010 a las 15:32 | Denunciar Comentario
    1

    Interesante texto. Y es que vivimos rodeados de muy poca objetividad. Por decirlo de otro modo, vivimos en un mundo donde todos creemos tener razón. Y éste, así, es un mundo de locos.

  2. alambique | 27-09-2010 a las 7:44 | Denunciar Comentario
    2

    Lo grave es que el criterio de autoridad se desdibuja: solo tiene autoridad aquel a quien yo se la confiero, fundamentalmente porque concuerda con mi forma de pensar. Si nadie lo remedia, acabaremos por ver en las Reales Academias de Ciencias Morales y Políticas a “intelectuales” como Belén Esteban y cía., marcando líneas de opinión. De hecho, ya lo hacen, desde su tribuna televisiva, menos glamurosa pero con más impacto social.

  3. ING GUSTAVO ANDRADE | 25-03-2011 a las 17:58 | Denunciar Comentario
    3

    EL GENIO RASTREA LA MENTE CON EL PENSAMIENTO,OBSERVANDO CON LA IMAGINACIÓN EL RESULTADOP DE SU EXPLORACIÓN.

    ING GUSTAVO ANDRADE
    ELECTRÓNICO EN CONTROL
    TECNOLOGÍA EN ELECTROMECÁNICA

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar