Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Augusto Ibáñez

FSM

La caspa, una nueva amenaza para el clima

Al pobre medioambiente le crecen los enanos. Al dióxido de carbono, el metano, el benceno y los clorfluorocarbonos se une ahora… la caspa. Sí, la caspa; esas escamas blancas que insisten en desprenderse cada vez que alguien se pone una prenda oscura.

No me lo invento yo, que es, como explicaré, cosa bien científica. Lo que ocurre es que, como en tantas otras ocasiones, la realidad supera con creces a la ficción. Los dermatólogos no tienen una explicación definitiva para la aparición de la caspa, y muchos creen que en este problema influyen la dieta, la tensión, y los cambios climáticos pero, mira por donde, ahora descubren los científicos que es la caspa la que provoca el cambio climático y no al revés.

Lo ha demostrado Ruprecht Jaenicke, un investigador de la Universidad Mainz de Alemania, que ha presentado las conclusiones de sus estudios nada menos que en el último número de la prestigiosa revista Science. Según Jaenicke, todas las partículas suspendidas en la atmósfera -caspa y escamas de piel incluidas- influyen de algún modo en la radiación que nos llega del Sol y con ello en el clima, por lo que si se pretende luchar contra el cambio climático es necesario conocer todos los ingredientes de la atmósfera: el polvo mineral, las partículas de humo, pero también las partículas celulares y restos proteicos.

El polvo y los humos han sido objeto de gran atención en los últimos años, pero no ocurre lo mismo con las partículas celulares, cuya investigación se suele pasar por alto por infravalorar la importancia de sus posibles efectos. Sin embargo, Jaenicke ha comprobado que estos efectos son mucho mayores de lo que se pensaba. Las partículas de caspa y de piel suspendidas en el aire influyen en la formación de la lluvia, en las nubes, en las precipitaciones…Y así lo ha recogido en el artículo publicado en la prestigiosa revista Science, con el título Abundance of Cellular Material and Proteins in the Atmosphere.

Según Jaenicke se estima que se desconoce alrededor del cuarenta por ciento de las partículas contenidas en la atmósfera y, por tanto, se necesita profundizar en esta zona oscura. Dentro de ella, las partículas celulares (caspa y restos de piel) son relevantes, y funcionan como núcleos de condensación de las nubes, un proceso necesario para que se inicien las precipitaciones. Por tanto, influyen en el clima.

Jaenicke no plantea soluciones al problema de la caspa, y es que no debe ser fácil. Es sabido que la caspa y los restos de piel son el maná de los ácaros que viven en los colchones y en las alfombras, esperando perezosos con la boca abierta a que les llegue esa lluvia de escamas de restos celulares. Pero obviamente, agrandar los ejércitos de estos alienígenas de ocho patas no parece una solución atractiva.

Y es que la ciencia no siempre soluciones prácticas, aunque bien llevada facilita la comunicación interpersonal. Por ejemplo, cualquier ciudadano avisado de la repercusión del metano como gas de intenso efecto invernadero y de la elevada presencia de este gas en las ventosidades de rumiantes y de humanos (perdón por el posible solapamiento) ya no tiene por qué contener la respiración heroicamente cuando viaja en el metro; eso se acabó. Como buen iniciado podrá pedir finamente:

“Tenga la amabilidad de controlar sus emisiones de metano para no incrementar la temperatura media planetaria”.

Y no digamos cuando encuentre a un individuo rascándose negligentemente sin reparar en las consecuencias:

“¡Desgraciado! ¿No ve usted que las células muertas que lanza a la atmósfera actuarán como núcleos de condensación de nubes capaces de alterar los ciclos hídricos?”

Y por supuesto, se acabó lo de hablar del tiempo en el ascensor cuando coincidimos con el casposo del séptimo mientras amenaza con arruinar nuestro traje nuevo. Quedará más oportuna, a la vez que didáctica, una fina sugerencia del tipo:

“Vecino, haga el favor de ponerse una loción anticaspa, que acabará usted por fundir los casquetes polares”.

Y si el interfecto ha cursado con aprovechamiento la nueva materia de educación cívica, es de esperar que nos agradezca cumplidamente nuestra lección de ciencias. Otra cosa es que el vecino se haga un lío con lo de los casquetes, una fuente de complejidad que rebasa claramente los objetivos de este post. Así que, ante la duda, opte por hablar del tiempo.



escrito el 2 de abril de 2009 por en Energía y medioambiente,General

etiquetas: ,


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar