Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Augusto Ibáñez

FSM

La belleza de las ecuaciones

“QED”, escribía con decisión mi profesor de COU, Jaime Jiménez, al final de una compleja demostración. “Quod erat demonstratum”. Jaime miraba extasiado aquella enorme pizarra garabateada con símbolos crípticos y apostillaba: “esto que veis es la demostración más elegante que conozco para este teorema”, mientras los alumnos nos lanzábamos sonrisas condescendientes: en esos momentos todos estábamos con El Gallo: “Hay gente pa tó”.

Jaime Jiménez -mi mejor profesor de matemáticas- preparaba concienzudamente sus clases dentro de un esquema de ortodoxia rigurosa, y trabajaba tenazmente todos los matices buscando en los manuales clásicos y en las revistas hasta dar con el alma de la idea. Pero otros excelentes matemáticos que he tenido la suerte de conocer eran justo lo contrario, pensadores divergentes que casi nunca resuelven un teorema, y que orientan su actividad hacia el arte, el caos o el puro juego. También he conocido a matemáticos que enfocaban su labor hacia la realidad social de hoy. Es el caso de M.ª Luz Callejo y del tristemente desaparecido Miguel de Guzmán, pioneros en lo que podríamos llamar las “matemáticas solidarias”.

En mi época de profesor, solía explotar las matemáticas en su vertiente más instrumental, como herramienta poderosa para resolver problemas. Pero nunca quise sobrevalorar este aspecto para evitar la visión reduccionista, muy extendida entre el profesorado no universitario, que eclipsa otras facetas de mayor trascendencia. ¿Cómo definir el efecto halo de las matemáticas, que les confiere un encanto especial? Tal vez con una de las acepciones que ofrece el diccionario Clave para el vocablo “magia”: “encanto o atractivo irresistibles, especialmente si parecen irreales o no se sabe bien en qué consisten”. Pues sí; sin duda las matemáticas tienen algo de magia: son “matemágicas.”

El término “matemágicas” explica bien la fascinación que las matemáticas despiertan entre los iniciados. Basta con entrar en una de tantas listas de correo de matemáticas para comprobarlo: cualquier pregunta que exija un cierto razonamiento, sea geométrico, algebraico o lógico, desencadena una multitud de mensajes que aportan luz sobre el problema y generan problemas derivados. Y es que si algo define a las matemáticas es su carácter de reto intelectual permanente, y en eso radica gran parte de su magia. Las matemáticas son una de las más hermosas creaciones del ser humano y, como diría Jaime, una de las formas más elegantes de acercarse a la verdad.



escrito el 26 de Febrero de 2009 por en Enseñanza y aprendizaje de la ciencia

etiquetas: ,


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar