Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Augusto Ibáñez

FSM

La ciencia como cultura

Si hay un estereotipo arraigado en la ciencia es el que la muestra como un producto exclusivo de la razón, aséptico y ajeno a la subjetividad del científico, al contexto social y al propio momento histórico. Pero no es así. Nuestra ciencia solo se entiende desde un determinado contexto, anclado a las raíces culturales de occidente. Por ello, es razonable que una corriente cada vez menos contestada presente la ciencia como expresión de la cultura, incluso en sus orígenes. Así, hay teorías recientes, como la del medievalista alemán Johannes Freid, que sitúan el origen de la ciencia moderna en el seno del espíritu medieval y no en oposición al mismo. Para Freid el comienzo de la ciencia se debió al intento por precisar el momento exacto del Apocalipsis. Esta necesidad rescató muchos conocimientos de la antigüedad clásica y del mundo árabe e impulsó la astronomía, que se fue separando poco a poco de su original determinismo religioso y mágico –astrología- hasta crear su propio corpus.

La ciencia no es más que una forma de aproximarse a la verdad desde el punto de vista de las personas. Goza de un merecido prestigio, pero sigue siendo una empresa humana, sometida a las grandezas y miserias de todo lo humano. Nos proporciona un conocimiento probable, no cierto, porque se trata de un proceso de aproximación progresiva a la verdad. Tenemos así que aceptar, con Khun, que la ciencia es una actividad colectiva, llevada a cabo por una gran comunidad científica, que comparte un conjunto de teorías y una forma de ver el mundo. Pero en esa visión colectiva hay una elección implícita entre diferentes modelos, teorías y paradigmas, y esa elección la hacen los individuos de forma subjetiva. Por tanto, la ciencia es sin duda una manifestación de la cultura.
De ahí que la expresión “cultura científica” sea mucho más que un mero juego de palabras, aunque sean muchos los científicos que desconfían de esta dimensión por estimar que el concepto de cultura evoluciona en la sociedad moderna hacia enfoques difíciles de armonizar con la universalización de la ciencia. En este sentido José María Ridao mantenía en un reciente artículo la tesis de que el significado del término ‘cultura’ se ha transformado en las últimas décadas: “Frente a la idea ilustrada de cultura como excelencia, que ha venido operando desde el fin de la II Guerra Mundial y hasta fecha reciente, la noción que se ha impuesto ahora es la romántica, para la que la cultura está vinculada a la tradición.” Esto es preocupante, porque consagra una cultura rancia y anacrónica, de corte localista, complaciente con el pasado y poco sensible al progreso.
Es difícil creer que la ciencia pueda encontrar acomodo en este contexto reduccionista y miope, por más que el localismo -una consecuencia perniciosa de la globalización reinante- marque muchas tendencias culturales. Cuesta imaginar a la ciencia, eterna aspirante a la universalidad, atrapada en un localismo asfixiante y mediocre, contradictorios con su proyección universal, pero en todo caso su propio dinamismo activaría los resortes oportunos para evitar la regresión hacia lo irrelevante, aun a costa de separarse del carro de la cultura. Paradójicamente, sería la dimensión cultural de la ciencia la que acabaría por salvar a la cultura de sus propias contradicciones.



escrito el 6 de febrero de 2009 por en Tendencias

etiquetas: ,


2 Comentarios en La ciencia como cultura

  1. karina maria montes asia | 21-09-2009 a las 2:25 | Denunciar Comentario
    1

    pues me parece que hablen bien de la ciencia y la cultura porque uno aprende de todo y los profe ensennñas tambien muchas cosas sobre la ciencia y la cultura pero les digo una cosa solo quiero que me digan una pregunta que es: QUE DIFERENCIA HAY ENTRE CIENCIA Y CULTURA muchas gracias y chaooooooooooooooooooooooooooooooooooo…………

  2. Alambique | 22-09-2009 a las 8:46 | Denunciar Comentario
    2

    Desde el punto de vista del positivismo científico, ciencia y cultura aparecen como ámbitos completamente distintos, uno gobernado por la objetividad y el otro por el acervo histórico y social. Pero la ciencia actual es una construcción colectiva, sometida a modas y tendencias y, desde luego, ligada al ámbito socioeconómico. Por tanto, la ciencia actual es, innegablemente, una faceta más de la cultura.

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar